MUESTRA ACTUAL

TESTIMONIO

Eduardo Markarian fue nacido en 1930 en Montevideo y desde entonces delira por subidas y bajadas. Requerido por la justicia pues corre peligrosamente buscando el dedo que perdió. Y, además, porque habiendo atentado contra  la pintura – cometió 28 exposiciones individuales – huye negándose a pagar alquiler de la galería.  Autodidacta.

Vive y pinta en Buenos Aires desde 1952 sin ofrecer la otra mejilla a Paul Klee y Max Ernst. Recibió de la crítica lo que se merece. De su retorcida fantasía, los jueces dictarán. Aún sigue libre, sonriendo perplejo, al comprender que la culpa promueve placer. Sentenciado y condenado: solo podrá ver el paraíso el resplandor desde la orilla de enfrente. ¡Desconfiad de él!

Se lo reconoce fácilmente: siempre está al acecho tratando de volar. Simula huir pero las suelas de sus zapatos seguirán allá, pegadas en alguna vereda.

Liliana Olmeda-Flugelman
Curadora y Directora Ejecutiva
Museo Judío de Buenos Aires